Unidad en la Diversidad

unidadEl de izquierdas piensa que quien es de derechas es un oligarca al servicio de las cúpulas explotadoras. El de derechas piensa que el de izquierdas es un cipayo alineado con regímenes totalitarios. El ateo da por sentado que el sacerdote sólo busca imponer su absolutismo ideológico. El sacerdote piensa que el ateo es agente de regímenes foráneos y satánicos. El “kirchnerista” cree que la oposiciòn sólo busca atender sus bolsillos personales, y el “antikirchnerista” piensa que quien tiene simpatía por el gobierno busca cuidar sus prebendas. El racionalista piensa que que el instructor de cursos de la Nueva Era es un fraude sólo alentado por el negocio; el instructor de técnicas de la Nueva Era cree que el racionalista es un “poco evolucionado”… pocas veces nos permitimos admitir que el “otro” puede tener las mismas buenas y honestas intenciones que nosotros, aunque alguno de los dos, o ambos, estemos equivocados. ¡Claro que existen los cipayos, los mercachifles y los embusteros!. Pero no son mayoría, y basta con saber identificarlos para dirigir nuestra atenciòn a lo que realmente importa, es decir…. todos los demás. Respetar la “otredad”, buscar la unidad en la diversidad, reconocer lo que nos une, no lo que nos separa, enfocarse, aún en pleno debate o discusiòn que la diferencia con el otro es intelectual, NO MORAL.

Anuncios

Las Leyes Universales en tu vida

rosetónMeditando en este rosetón gótico en Barcelona, me dije: “El Universo es un Todo ordenado, armónico. Los planetas giran estables en sus órbitas desde hace miles de millones de años y seguirán haciéndolo otros más. Las galaxcias rotan sobre sus centros, al día le sigue la noche y a ésta el día. Y todos los seres somos parte del Universo. Si la parte del Todo refleja al Todo, entonces, ¿por qué la vida de muchos no refleja esa armonía y ese orden?”. Y me respondí: “Porque no han aprendido a observar, primero y en ellos mismos, las Leyes Universales: con lo opuesto se complementa, no se entra en conflicto. A toda acción le sigue una reacción. La Atracción aglutina las cosas y los seres según su misma naturaleza. Todo se mueve en círculos y regresa al punto de partida. Aún más, toda la vida se mueve, de modo que lo que se detenga (tus acciones, tus pensamientos, tus sentimientos), es porque muere. Y, sobre todo, los sistemas funcionan cuando hay un Sentido en su direcciòn, lo que es, en nosotros, un propósito inteligente y rectitud en cada momento”