Del “Manual Básico del Illuminati”

percepcic3b3n-de-la-realidad-del-ser-humanoEs una ironía, claro, antes que me soliciten el PDF. Así se maneja a las sociedades. Se modelan, condicionan, modifican y manipulan sus creencias (es decir, la plena aceptaciòn emocional e irracional) ya que a partir de allí, con mínimo esfuerzo, la gente “piensa” -ya, subjetivizado y orientado (desviado) ese supuesto “pensar racional” desde la creencia- y actúa. Y además, contentísimos, sostienen que “eligen libremente” qué pensar…

Preguntado que he sido sobre cómo puede manipularse una creencia tras un objetivo planeado desde el Poder en las Sombras, describo los pasos más elementales:
a) se pauperiza la educación de un entorno social. Esa pauperizaciòn es simultánea desde la educaciòn formal (vaciando de contenidos y desalentando el pensamiento crítico y analítico) y desde los medios de comunicación (estimulando, por ejemplo en la Tv, a ser un espacio de “entretenimiento” -entendido como frivolidad- y no de educación.
b) se “materializa una apariciòn”, por ejemplo, mediante una proyección holográfica . ¿Cómo se “defendería racionalmente” un grupo social que ni siquiera sabe qué es un holograma?
c) la “aparición” ccontinúa “manifestándose y se crea a su alrededor una estructura jerárquica de autoridad.
d) Esa estructura, aceptada naturalmente como “vocero” de la manifestación, baja un discurso en pro o en contra de determinado pensamiento o personaje, discurso de palabras, actitudes e imágenes, alimentado con “reclamos” a la emocionalidad y lo “políticamente correcto” de opinar.
¿Se necesita mucho más?

Anuncios

Redes sociales y manipulación

newworldCada vez encontramos más evidencias de un plan sistemático y de largo plazo para el Control Mental de la poblaciòn, articulado con las operaciones de las grandes multinacionales en un escenario donde el imperialismo no cae en manos de dictadores o ideologías sino de la economía de mercado, aún aquella enmascarada en populismos demagógicos.. Una característica dominante de la estrategia de esos poderes es realizar actividades que brinden simultáneamente rédito financiero y a la vez permitan manipular a la humanidad. La “polución electromagnética” de las antenas celulares (y los móviles en sí) produce dinero, genera otros negocios (el médico-.farmacéutico, a caballito de las enfermedades neurológicas y oncológicas de los próximos años) y de control mental, articulado con redes HAARP y otras. Y las redes sociales como ésta son parte de esa estrategia, más allá que tomemos conciencia y nos “acomodemos” a nuestros objetivos. ¿Signos?. La enorme mayoría de los consumidores de Facebook hacen “me gusta” sin leer más que el título. Un artículo desarrollado, “de fondo”, tendrá un puñado de lectores. Frases de autoayuda, chistes o agravios por el contrario, pueden sumar centenares de “compartidos” y, sobre todo, claro, gifts, dibujos, fotos y videos (cuanto más breves, mejor, porque aburre sentarse a ver un documental de una hora). Alguien dirá que es “el signo de los tiempos”, que esto no hace más que expresar una “tendencia cultural”. Permítanme señalar como objeciòn esto: hace doce años que deambulo en la Red. Años atrás, sin redes sociales, la gente tenía otros hábitos de consumo de internet. Leía, buscaba, navegaba, bajaba ebooks, consumía documentales…. pero desde el arribo de FB, todo es apenas un “me gusta”, un “¡holiiiiisssssss!!!”, un :-D, un “abracito de luz” o un “namasté” o, claro, un insulto soez, porque suma la “valentía” de la distancia y el anonimato. Esta forma fugaz de participar, aburriéndose de leer más allá de diez líneas, dejando correr la vista sobre decenas y decenas de “actualizaciones”, compartiendo imágenes y frases hechas como todo aporte a la red social es una costumbre que devino CON la red. Por lo tanto, es un “hábito cultural” CREADO POR LA RED.
Eso es manipulaciòn.
Sin duda, habrá quienes con todo derecho dirán “YO NO” (si mes que leen hasta aquí, por lo que, si postean un comentario diciendo que “ellos no” significa que cumplieron la regla y leyeron por encima nomás), pero el mercado no se basa en excepciones sino en tendencias masivas.

¿Recuerdan la “gripe A”?… A siete años de distancia, ¡qué buen negocio el de las multinacionales!. Con la aveniencia de los corruptos de todos los gobiernos latinoamericanos que por supuesto compraron las “conclusiones científicas” que avalaban la urgencia de masivas campañas de vacunaciòn de la poblaciòn. Y ahí andaba la pobre gente, acaparando desesperadamente barbijos y alcohol en gel, inyectándose cuanta fórmula proponían desde los medios de comunicaciòn por “periodistas”, conocidos o no, que al leer obedientemente los comunicados oficiales creían ser eficientes “progres” al servicio del conocimiento….
El único problema es que, claro, todos los años tenemos una cepa nueva, donde a la sociedad, sensibilizada, se le “ordena” vacunarse con stocks que pertenecen…. a la cepa del año anterior, por lo que es completamente inútil. Pero allá van, ancianos y niños, embarazadas y escolares, empleados públicos y fuerzas de seguridad, cumpliendo “por las dudas” -o por obligaciòn penal- el mandato de “vacunarás y serás vacunado”. Poco importa que las “contraindicaciones y antagonismos” resulten ser más mortales que la enfermedad en sí.

Y así, colectivamente, nosotros, modernos y cultos, somos estructuralmente mucho más débiles que nuestros abuelos de niños, pegándosenos cualquier virus que pasa por ahí con una facilidad que nos asombra porque, ¿cómo es que el nene se enferma tanto, tres o cuatro veces por año, si le di todas las vacunas que me ordenaron en Salud Pública?. Pero…. ¡tranquilidad, padres responsables!. Con la conciencia tranquila, libre de la carga de la culpa colectiva si llegan a cuestionarse el porqué de tanta vacuna, el nene crecerá con todo el espectro patógeno latente en su organismo, alternando las dosis virósicas con analgésicos por cualquier cosilla y ansiolíticos, usando abundante flúor al beber y en su crema dental, con el teléfono celular doce de cada veinticuatro horas pegado al cerebro, sanamente alimentado con transgénicos, rociado por “chemtrails” que por supuesto no existen y bombardeado subliminalmente por frecuencias ultrabajas. En el oxímoron de su gloriosa y decrépita ancianidad, afortunadamente, le esperará la continua cadena de tratamientos, internaciones, consultas médicas, cánulas y sondas, benzodiacepinas y corticoides…. Pero a no deprimirse: en el horizonte estarán disponibles más cementerios privados, con una vista al paisaje que es para una postal, mire.

La peligrosa ceguera ante la Gran Manipulaciòn Global

Manipulaciòn y programaciònCuando uno profundiza en el conocimiento –me parece pedante hablar de “desarrollo”- de la percepción de la existencia de planos sutiles de la Naturaleza (y de las entidades que existen en esos planos) se encuentra atrapado entre dos fuegos, siendo éste el primer “disuasivo” que tiende a alejarnos de estas disciplinas. Pues mientras por un lado nuestra natural, obvia ignorancia de esos planos nos lleva a explorar en ocasiones callejones sin salida, a especular y teorizar, a malinterpretar fenómenos y tratar de decodificar vivencias, por otro el Paradigma Dominante tiende a señalarnos como irracionales y potencialmente desquilibrados, no siendo pocas las veces en que uno, tratando de ser sensato, se pregunta a sí mismo si no será así.
A medida que avanza casi explorando a tientas estos nuevos territorios, convive no solamente con otros “exploradores” en igualdad de condiciones sino también con sibilinos desorientadores: los garúes con todas las respuestas y los mercachifles de la ilusiòn ajena. Ambos, sabiéndolo o no, terminan siendo funcionales al Paradigma Dominante. Este Paradigma Dominante es la construcciòn social que a través de los siglos crea la tendencia inconsciente colectiva de cuál es la manera “sensata” de percibir la Realidad. La política, la Historia y los medios de comunicación son las herramientas con las cuales se programa, profundamente, las características acordes a ese Paradigma en cada uno de nosotros.

Uno se pregunta cómo es posible que ante tantas evidencias, directas e indirectas, respecto a la Gran Manipulaciòn que somos objetos, tanta gente razonable y despierta sigue pensando que se trata de, simplemente, la “locura de las conspiraciones”. Cómo es posible que no solamente no se rindan ante las evidencias, sino que ni siquiera se pregunten con objetividad cuánto puede haber de cierto y lo exploren, o busquen el debate –en el adecuado sentido de intercambio intelectual- con quienes somos conscientes de esos procesos. Y creo que la respuesta tiene que ver con la vulnerabilidad ante el obvio mecanismo manipulador. Así como algunos andan por la vida con más defensas inmunológicas que otros –por genética, por crianza, por alimentación- asi algunos andan por la vida con mayor “lucidez” (en términos estrictos de percibir esa Manipulaciòn) seguramente por razones muy similares, aunque más próximas a la lectura espiritual.

La mentada Programaciòn (o Manipulaciòn) tiene una estructura obvia, sencilla y eficiente: por un lado, la sobredosis informativa. Nuestro cerebro alcanza a procesar un número dado de referencias simultáneas. Eso, como sociedad, hizo posible que en el pasado –y no necesariamente lejano- una sola de las evidencias que los teóricos de la Manipulaciòn presentamos ha desencadenado revoluciones o volteado gobiernos. Vicente Fuentes, investigador español, cita sensatamente el caso Watergate: la evidencia de micrófonos ocultos por parte de la administración Nixon basto para forzarle a la renuncia. Hoy en día esa historia parece casi una charada de estudiantes ante tanto espionaje, asesinatos por encargo, envenenamientos masivos, experimentaciones con la sociedad, endeudamientos salvajes de países incapacitados de defenderse, Wikileaks proporcionándonos miles de testimoniales escandalosos….. pero nadie “cae” por ello.
Esto es consecuencia directa de la sobrecarga de estímulos sensoriales a nuestro sistema nervioso e intelectual, es decir, esa sobresaturación informativa a la que hiciera referencia. Bombardeados por avalanchas de denuncias, cámaras ocultas, datos cruzados, nuestros cerebros reaccionan defensivamente reduciendo el nivel de “enfoque” (interés) y compromiso (respuesta emocional) que los mismos pueden causarnos.
A la sobrecarga informativa se agrega, socialmente, la adaptación colectiva del “lavado cerebral” más rancio. Cuando en los años ’50 se quería “reprogramar” un individuo, la técnica habitual era colocarle un casco con dos auriculares. Por un lado, escuchaba una afirmación. Por el otro, simultáneamente, otra afirmación pero totalmente opuesta a la primera. La conciencia no puede soportar demediado tiempo esta antinomia y se producía lo que se llama una “disrupción de la conciencia”: se cae en una especie de trance conciente, donde la capacidad de crítica objetiva se ve obnubilada y el sujeto, estando conciente, no puede construir razonamientos que no sean el reflejo de uno u otro auricular. Y,. en el mejor de los casos, esforzarse por autojustificar sus contradicciones y actuando bipolarmente. Entonces, quizás habrán notado ustedes, amigos lectores, cómo la “realidad” que se nos cuenta es también “bipolar”. Desde los bandos “buenos” (siempre muy buenos) y los bandos “malos” (siempre muy malos) de la Historia hasta el bipartidismo culturalmente dominante en la política de las naciones llamadas “democráticas”.
Así, gente que comparte no sólo educación y acceso a la información sino que pertenecen al mismo espectro psicosociológico (y donde ambos resultarían airosos en cualquier examen psiquiátrico) perciben dos Realidades completamente distintas. ¡Cuántas veces me ha ocurrido que, entrevistado por algún periodista entusiasmado por algún comentario mío sobre los Illuminati (y apoyando su entrevista en algunas de mis investigaciones) frunce el ceño con desagrado cuando llego al punto de vincular al Poder en las Sombras con entidades no físicas o no humanas!. Es “correcto” –desde su lectura- explorar las manipulaciones ocultas. Es “conspiranoico” –en sentido despectivo- es “poco serio” meter extraterrestres o entidades espirituales en la ecuación., aún cuando las líneas de razonamiento y evidencias que llevaron en determinada direcciòn original la indagación continúen, simple y obviamente, señalando esa conclusión final…

Cabe la posibilidad que algún lector recién llegado me pregunte por esas “pruebas”. No es el lugar, éste, para repetirme, pero le invito a nuestro blog hermano, “Al Filo de la Realidad” donde encontrará, entre sus numerosísimos artículos, aquellos que le brindarán la información que necesitan. Aquí, simplemente, reflexionar sobre los porque de una “ceguera”, ciertamente peligrosa, de cara al futuro global.

CONTROL MENTAL DE LA SOCIEDAD Y REDES SOCIALES.

control mentalCada vez encontramos más evidencias de un plan sistemático y de largo plazo para el Control Mental de la poblaciòn, articulado con las operaciones de las grandes multinacionales en un escenario donde el imperialismo no cae en manos de dictadores o ideologías sino de la economía de mercado. Una característica dominante de la estrategia de esos poderes es realizar actividades que brinden simultáneamente rédito financiero y a la vez permitan manipular a la humanidad. La “polución electromagnética” de las antenas celulares (y los móviles en sí) produce dinero, genera otros negocios (el médico-.farmacéutico, a caballito de las enfermedades neurológicas y oncológicas de los próximos años) y de control mental, articulado con  otras. Y las redes sociales como Facebook son parte de esa estrategia, más allá que tomemos conciencia y nos “acomodemos” a nuestros objetivos.

¿Signos?. La enorme mayoría de los consumidores de Facebook hacen “me gusta” sin leer más que el título. Un artículo desarrollado, “de fondo”, tendrá un puñado de lectores. Frases de autoayuda, chistes o agravios por el contrario, pueden sumar centenares de “compartidos” y, sobre todo, claro, gifts, dibujos, fotos y videos (cuanto más breves, mejor, porque aburre sentarse a ver un documental de una hora). Alguien dirá que es “el signo de los tiempos”, que esto no hace más que expresar una “tendencia cultural”. Permítanme señalar como objeciòn esto: hace catorce años que deambulo en la Red. Años atrás, sin redes sociales, la gente tenía otros hábitos de consumo de internet. Leía, buscaba, navegaba, bajaba ebooks, consumía documentales…. pero desde el arribo de FB, todo es apenas un “me gusta”, un “¡holiiiiisssssss!!!”, un :-D, un “abracito de luz” o un “namasté” o, claro, un insulto soez, porque suma la “valentía” de la distancia y el anonimato. Esta forma fugaz de participar, aburriéndose de leer más allá de diez líneas, dejando correr la vista sobre decenas y decenas de “actualizaciones”, compartiendo imágenes y frases hechas como todo aporte a la red social es una costumbre que devino CON la red. Por lo tanto, es un “hábito cultural” CREADO POR LA RED. Eso es manipulaciòn. Sin duda, habrá quienes con todo derecho dirán “YO NO” (si es que leen hasta aquí, por lo que, si postean un comentario diciendo que “ellos no” significa que cumplieron la regla y leyeron por encima nomás), pero el mercado no se basa en excepciones sino en tendencias masivas.