El camino del Mago, el sendero del Chamán

la búsqueda“La persona inteligente buscará soluciones para su realidad. La persona de Conocimiento (el Mago, el Chamán) construirá una Realidad conforme a su Búsqueda.” Escribí esto hace poco y desencadenó (debo admitir que para mi sorpresa) una avalancha de mails, mensajes por “inbox” y preguntas al paso en mis clases, todos orientados a solicitar más explicaciones, el “cómo” se hace, estrategias (unos) o rituales (otros) que vehicularizaran lo que veían también como sus aspiraciones pero ignoraban como concretarlo. Por ello, abundo en estas líneas.

Sería risible –y una falta de respeto a Estudiantes e Iniciados- pretender agotar, siquiera profundizar con cierta coherencia, en esta Enseñanza en el acotado espacio que propone este rincón. Porque como se trata tanto de un Camino como de una Realidad (alternativa, paralela, pero igualmente real) que construir, de lo que estaríamos hablando es de, precisamente, una Iniciaciòn, un aprendizaje guiado e iluminado por la reflexiòn permanente. Que de ello van nuestras enseñanzas, precisamente. Pero sirvan estas observaciones como introducción eficiente para que el lector avispado extrapole sus propias conclusiones.

El Profano, el hombre y la mujer asimilados por la Matrix (para que se entienda la idea) acepta que Lo Que Es, simplemente, Es (es decir, es su Realidad) y dentro de ella busca sus espacios, trata de acomodar sus tiempos. Cumple compromisos y obligaciones que cree (porque así le han convencido) ineludibles y busca solucionar las circunstancias dentro de ese paradigma, que es lo mismo que decir, con los mismos elementos que es Realidad le proporciona. Buscará con ahínco su felicidad “dentro” de esa Realidad. Tratará de ascender, de progresar, de disfrutar, siempre, “dentro” de esa Realidad. Vivirá, entonces, “dentro” de esa Realidad.

El “Paso 1” del Mago, como el Chamán, será desechar el concepto de “aquella Realidad”, tomando de la misma aquello que se acomode a “su” Realidad, la que primero tiene que haber visualizado, formulado y alimentado con el fuego del deseo y la intenciòn. “Si no sabes donde ir, es difícil que llegues allí” es un axioma imbatible para comenzar. Pero sabiendo entonces cómo “es” la Realidad que será suya a partir de ahora, sólo aceptará de “aquella” Realidad lo que sea funcional, útil, a “esta” Realidad. Nada interesa, sólo lo que se acomoda, lo que se transforma en material de construcciòn de “esta” Realidad que ha diseñado de acuerdo a su voluntad. Y si en este momento el lector piensa que eso no está “bien”, que uno tiene primero que cumplir aquellos “compromisos” que la Matrix ha indicado previamente, es que no ha entendido que el Chamán (o el Mago) no puede ser rehén del subjetivo, discutible, concepto de “bueno” o “malo”, “correcto” o “incorrecto”. Que tampoco implica una actitud perversamente egoísta e irresponsable, ya que el verdadero Mago (o Chamán) en la construcciòn de “su” Realidad ya ha discernido con equilibrio, objetividad, sinceridad –es decir, “justicia”- lo que debe hacer. Y si esa idea está clara, toda objeción es a partir de allí del sistema, de la Matrix; no de él. Por consiguiente, si en este punto el lector se dice “es que yo no podría hacer eso…” pues allí está, precisamente, la diferencia entre el Chamán (o el Mago) y él.
Será cuando el primero, entonces, continuará haciendo real su Realidad, pues sólo existe para él de esta “otra” Realidad, lo que le sume en su Búsqueda.

LA BÚSQUEDA ESPIRITUAL Y EL SENDERO INICIÁTICO EN EL ANÁLISIS JUNGUIANO

UROBORO1 (1)Toda “búsqueda espiritual” podría comenzar a definirse –y quizás finalizar “en”- un proceso formal y responsable de autorreflexión y comprensión que intente librarnos de innecesarios sometimientos a complejos dominantes en nuestra psicología personal. El análisis, en última instancia, es eso, y cuando el paciente cree que la razón de ser del mismo es “solucionar contingencias”, sólo expresa el corset intelectual que le impide apreciar en su verdadera dimensiòn y proyecciòn la tarea que ha emprendido. De allí deviene mi firme convicción que la aplicación meramente clínica del análisis psicológico mutila y limita las enormes posibilidades que tal estrategia puede amplificar en el analizando. Un análisis puede comenzar en lo psicológico; pero debe expandirse a lo espiritual.
Toda búsqueda espiritual implica, aunque ello no esté en la mente del buscador, “encontrarse a sí mismo”, que no es mucho más que descubrir su verdadero potencial, su “sentido de ser y hacer” en el mundo. Y recuperar el eje de equilibrio en la vida cotidiana no depende de las contingencias del mundo exterior, sino, a pesar de ellas, cumplir ese “encontrarse con sentido”.
Para encontrar algo, tenemos que caminar en alguna direcciòn. Y toda direcciòn debe tener un sentido. Sólo quien sabe hacia dónde va y porqué lo hace tiene posibilidades de hallar algunas respuestas. Y –siempre desde mi perspectiva jungiana- ese trabajo camina en consonancia con el Proceso de Individuaciòn. Un proceso que debe ser darle mayor significado a la vida, con una vida más profunda como meta. como la manifestación de nuestras potencialidades.

La Circunambulaciòn del Sí Mismo

El Proceso de Individuaciòn es una circunambulaciòn (“caminar alrededor”) del Sí Mismo arquetípico por el Ego. Como un punto en la periferia de una rueda, el Ego siente que circula continuamente en torno al “punto fijo”, al eje de la rueda, el Sí Mismo. Es como si toda nuestra experiencia fuese parte de la vida del Sí Mismo. Somos incapaces de vivenciar en forma inmediata la totalidad del significado de nuestras vidas individuales, aunque podemos percibir de manera intuitiva que nos movemos alrededor (circunambulamos) de un centro virtual de significado, el Sí Mismo arquetípico.
La circunambulaciòn es un ritual arcaico para demostrar respeto a lugares y objetos sagrados. Ya lo señalamos en nuestro trabajo sobre caminatas espirituales. En el Tibet tradicional, los templos budistas eran circunambulados en el sentido de las agujas del reloj (simbolizando una creciente conciencia), en cambio en los templos Bon (vinculados a la Magia Negra) eran circunambulados en sentido antihorartio.

La síntesis de los Opuestos (Coniunctio)

A medida que progresa la habilidad para manejar la integración y síntesis de los opuestos, el analisando a menudo toma conciencia (por ejemplo a través de la imaginería onírica) de la relaciòn del Ego con el Sí Mismo. Así, el centro de la personalidad se aleja de las tensiones del Ego que trata de aferrarse desesperadamente a una imagen de sí mismo, en tanto la psique se abre a una participación más profunda en el mundo y con los demás. Entonces puede sobrevenir una etapa de creciente percepción de nuestro destino particular, junto con la libertad para tejerlo en patrones individuales. Trabajemos la síntesis de nuestros opuestos, circunambulando nuestro Ego, y haremos de nuestro trabajo de análisis psicológico una verdadera búsqueda Iniciática.

¿Tienes posibilidades?

búsquedaToda búsqueda espiritual implica, aunque ello no esté en la mente del buscador, “encontrarse a sí mismo”, que no es mucho más que descubrir su verdadero potencial, su “sentido de ser y hacer” en el mundo. Y recuperar el eje de equilibrio en la vida cotidiana no depende de las contingencias del mundo exterior, sino, a pesar de ellas, cumplir ese “encontrarse con sentido”. Pero para encontrar algo, tenemos que caminar en alguna direcciòn. Y toda direcciòn debe tener un sentido. Sólo quien sabe hacia dónde va y porqué lo hace tiene posibilidades de hallar algunas respuestas.