Brevísimo y escatológico cuentito místico

linyeraQuizás el tipo era un asceta. Pero la imagen no lo ayudaba. Hacía tiempo que negaba a su cuerpo pecador el contacto con la virginal agua pura y sus modales no diferían mucho de los de un marinero bengali en celo. Pero todos los días se sentaba en silencio en el último banco de la iglesia y el cura ya se estaba acostumbrando a su presencia, quizás incómodo por el ceño adusto de algunas señoronas de filas más adelante.

Pero esa tarde, mientras alguien murmuraba un rosario y las cabezas gachas buscaban vaya a saberse qué, el tipo se tiró un sonoro pedo.

El cura se avalanzó a pasos agigantados, rubicundo de ofuscaciòn y entre dientes que reteniendo su ira más le asemejaban al siseo de una serpiente que a la trompeta de un ángel, le espetó su irrespetuosidad. “¡¿Cómo te atreves hacer eso en presencia de Dios?!”, fueron sus palabras.

El tipo, humildemente, se puso de pie, musitó una disculpa y se encaminó a la salida. Pero a mitad de camino se detuvo, con los ojitos brillantes, y girando un poco el cuerpo le preguntó:

– Perdón, padre, pero… puerde usted indicarme dónde no está Él para poder hacerlo?

Anuncios

2 pensamientos en “Brevísimo y escatológico cuentito místico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s